Después del “segundo semestre”

Después del “segundo semestre”: el gobierno de Macri y una economía que no para de caer

23 diciembre, 2016

En el día de ayer, el Indec dio a conocer las cifras oficiales de crecimiento nacional para la primera mitad del famoso segundo semestre. Lejos de las grandes promesas y la esperada “lluvia de inversiones”, el tercer trimestre del 2016 cerró con una caída del 3,8% en el PBI, acumulando un retroceso del 2,4% en el año. Así, las políticas de ajuste encabezadas por Mauricio Macri empezaron a tener sus consecuencias en las políticas macro y microeconómicas.


Cuando los indicadores económicos en los primeros meses del año hacían dudar del rumbo del proyecto de “Cambiemos”, el presidente Mauricio Macri plantó una idea fuerte en el imaginario de la opinión pública: todos los sacrificios que se estaban llevando a cabo tendrían sus frutos durante el segundo semestre del año, cuando los aumentos desmedidos de servicios públicos, los despidos en el Estado y los ajustes presupuestarios darían paso a una “lluvia de inversiones” y una drástica baja de la inflación.

 

Todos los sacrificios que se estaban llevando a cabo tendrían sus frutos durante el segundo semestre del año, cuando los aumentos desmedidos de servicios públicos, los despidos en el Estado y los ajustes presupuestarios darían paso a una “lluvia de inversiones” y una drástica baja de la inflación.

A medida que pasaban los meses y se acercaba el famoso segundo semestre, el optimismo fue disminuyendo y el momento decisivo para el crecimiento se postergó para el año 2017 en los discursos de todos los referentes del partido. “Estoy seguro que en un año comenzaremos a ver los frutos”, afirmó Mauricio Macri luego de anunciar el veto a la ley antidespidos.  También la vicepresidenta Gabriela Michetti coincidió cuando declaró que el año 2016 era similar a un túnel por el que se avanza a ciegas y en el segundo semestre “aparece la luz, allá lejos, pero vos seguís en el túnel”.

El Instituto de Estadísticas y Censos (Indec) publicó ayer los informes de crecimiento correspondiente al tercer trimestre del 2016, es decir, a la primera mitad del segundo semestre. Los resultados están lejos de aquellas poderosas promesas de cambio instaladas a comienzo del mandato.

 

Según el Informe de avance del nivel de actividadeste período muestra una caída en el Producto Bruto Interno (PBI) del 3,8%, comparado con el mismo período del año anterior. El informe también plantea que la caída comparada con el segundo trimestre del año es del 0,2%, acumulando una caída del 2,4% en lo que va del año. Los mayores retrocesos se dieron en los sectores de la industria y la construcción.

Según el Informe de avance del nivel de actividad, este período muestra una caída en el Producto Bruto Interno (PBI) del 3,8%, comparado con el mismo período del año anterior.

En el mismo informe se plantea que las exportaciones cayeron un 2,5% y las inversiones extranjeras se vieron reducidas en un 8,3% con respecto al mismo período del año anterior. La inflación, por su parte, aumentó un 1,6% con respecto al mes anterior según el informe del Índice de Precios al Consumidor correspondiente al mes de Diciembre. La inflación total del año superó la barrera del 40%.


Fuente: Maximiliano Ame


En épocas de balances y reflexiones de fin de año, es importante poner sobre la mesa los resultados de las políticas económicas llevadas a cabo durante el año 2016 y repensarlas con una mirada crítica basada en los resultados. El año próximo es todavía una incógnita con respecto al crecimiento nacional, pero debemos exigir que se enfrente de manera responsable, reflexionando sobre lo obtenido en este año y acorde a lo prometido en campaña.