Tenían en su poder localidades destinadas a agrupaciones de Boca Juniors, sin valor comercial. Las comercializaban por internet. Tras una investigación de la fuerza porteña, la Justicia autorizó compras simuladas para dar con los delincuentes. También tenían entradas para recitales de música. Tres revendedores de entradas quienes, a través de las redes sociales y plataformas de venta on line, ofrecían localidades para el «Superclásico» y un recital de música fueron demorados por la Policía de la Ciudad tras acordarse un punto de encuentro para realizar una «compra controlada». A raíz de una investigación realizada por la División Investigación de Conductas Delictivas en Espectáculos Públicos de la Policía de la Ciudad se procedió a realizar un rastreo de sitios de compra-venta por internet. Identificados los IP de las computadoras donde se ofrecían las entradas y se infringía el artículo 91 del Código Contravencional porteño que prohíbe la reventa de entradas, se realizó una consulta con el equipo Sur de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 31, a cargo del Dr. Carlos Rolero Santurian, que autorizó pactar una compra simulada de entradas para el partido que jugarán Boca Jrs. y River Plate, el próximo martes en la Bombonera, con los «reventas». De esta manera se acordaron dos puntos de encuentro para realizar las transacciones: el primero de ellos fue realizado en la intersección de la avenida Juan B. Justo y Boyacá, en el barrio de Villa Gral. Mitre, en tanto que el restante se acordó en la esquina de Bolívar y Brasil, en San Telmo. En la primera compra, el personal de la Policía de la Ciudad identificó y demoró a un joven que, en la requisa realizada ante testigos, tenía en su poder tres entradas generales para el partido de la semifinal de la copa «Libertadores de América», las cuales estaban destinadas a las agrupaciones políticas de Boca Juniors y carecen de valor comercial. Además poseía dos localidades para el recital del dúo internacional «Mau y Ricky», dinero en efectivo y un celular que fue secuestrado. En el segundo encuentro se presentaron ante el personal policial, que se encontraba de civil, dos revendores quienes al ser identificados resultó ser uno de ellos, menor de edad. Con la presencia de testigos, procedieron a la requisa de los mismos encontrándose entre sus pertenencias cuatro entradas para el superclásico, también destinado a las agrupaciones, dinero y celulares. Los tres imputados no quedaron detenidos porque la reventa de entradas es una contravención tipificada en el Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, pero la fiscalía porteña continuará con la investigación producto de las pericias que resultaran del secuestro del material incautado. Este tipo de tareas que apuntan a combatir a las mafias del fútbol, son las que llevan a cabo permanentemente el Comité de Seguridad en el Fútbol porteño, a cargo de Valeria Sikorski y la Policía de la Ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *